El yo plural…

Duele ver día tras día la indiferencia, el egoísmo, observar como casi a nadie le importa realmente los demás, nadie piensa en nadie, pero este dolor también me ha llevado a entender que toda mi vida cuide lo más que pude a los demás, en donde quiera que estuviera pensaba siempre en los demás incluso más que en mi, pensaba hasta en lo más mínimo, tal vez por mi profunda sensibilidad…pero también es cierto que a veces pude caer en ese mismo juego frío, que precisamente al dar más de lo puedo y debo he llegado a estar saturada de emociones y sensaciones negativas que no he sabido canalizar, llegando a cometer errores conmigo misma y algunas otras veces también con los demás, he caído en ese hielo de corazón y no he pensando ni en mi, ni en algunas personas cuando me he encontrado en extremos en donde por pensar en los demás siento que desvanezco, que llevo un peso muy grande, es ahí cuando por defensa propia tal vez he sido egoísta, pero al final siempre buscando la mejor forma para todos, luchando por dar lo mejor que puedo, pero mi ser siempre ha sido feliz al preocuparme y poder ser gentil, aportar así sea lo mas mínimo por los demás, pensando en dar sin esperar y eso ha sido bueno, lo malo es que jamás me di cuenta bien, hasta hace un tiempo que empecé a descubrir poco a poco que me descuidaba a mi pensando que amar y dar sin limites era lo mejor que podría llegar ha hacer por los demás,algo que hace parte de mi sueño mas grande de ser amor para todos y todo, era la forma en que justificaba absolutamente todo y de hecho en cierta medida entregar sin esperar lo es, pero sólo cuando se comparte, no cuando el dar todo implica nuestro sufrimiento e incluso perder hasta nuestra identidad, esencia, no cuando implica echar a la borda todo lo aprendido de por vida, olvidándonos de la justicia también hacia nosotros mismos, de lo que valemos y merecemos, llegamos al olvidarnos bastante y a dejarnos en un rincón, con la justificación de que importan los demás, olvidándonos que también de forma equilibrada importamos también nosotros, pero ahora entiendo que debo ser justa también conmigo, que yo me importo tanto como los demás…por eso de un tiempo para acá me comprometí con mi amor propio, con el cuidado de todo lo que tiene mi ser, cuidando de los demás en la medida que no me deje de amar a mi misma, comprendiendo que cada persona es la única responsable de sus triunfos y derrotas en la vida y que hay cosas en las que definitivamente no podemos ayudar a los demás por mucho que lo queramos, cosas que se nos salen de las manos, esas mismas que nos exigen dejar de ser para complacer, creando sufrimiento, contradicciones y enfrentamientos dentro de nosotros, entre nuestra mente, alma, corazón.Ahora veo más clara la forma justa, en donde me importo yo misma y todo lo que he logrado ser y seré y así mismo buscando el equilibrio, pueda aportar al mundo lo mejor que puedo y debo, o en últimas la ausencia cuando no hay más salidas…se que es difícil romper con esa.programación egoísta y capitalista que nos han metido en el subconsciente, pero se que sí luchamos y trabajamos diariamente podemos compartir y aportar unos con otros de la mejor manera.

Dejo este vídeo no para juzgar porque todos nos hemos equivocado, sino para ver perspectivas y abrir nuestra mente y corazón también a los demás de forma equitativa con lo que deseamos para nosotros,  si bien tenemos cada uno una filosofía de vida, la interioricemos y la hagamos real en nosotros de forma coherente hacia el mundo también… Yo por amor y por mi lucha de ser el ser humano que he decidido ser, soy capaz de dar mi vida…cambié mi egoísmo de querer poseer por amar libre y de forma pura y coherente con mi esencia, ha sido duro el aprendizaje, pero aquí vamos, el amor verdadero cuando se vive de la mejor forma trasciende hasta los demás, debemos procurar ser justos, luchemos así nos cueste nuestros propios intereses, ese egoísmo que nos han enseñado desde niños a tener, a poseer, sin importar en realidad los demás, manejando siempre una doble moralidad, en la que todos hablamos de verdad, solidaridad, justicia, hermandad y amor,  pero que pocos procuramos en verdad hacer de esas palabras, hechos; Es verdad, que todos nos podemos equivocar, pero nunca es tarde para aprender a hacer las cosas cada día mejor como seres  humanos principalmente que tenemos en esencia y siempre buscamos amor…

2 pensamientos en “El yo plural…

  1. Jagxs

    En ocasiones nos dejamos llevar por tantos quebrantos diarios y nos dejamos a un lado, desviando la atención en otros para ocultarnos.

    Afrontar la vida con altivez y brindar a otros nuestros cuidados es, tal vez, la mejor manera de valorar y proteger nuestro interior.

    Hermosa entrada.
    Saludo

    Responder

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s